jueves, marzo 09, 2006

Manifiesto áureo



Este Blog es una nueva aventura, un nuevo camino donde ir dejando huellas de palabras, rastros de conocimientos secretos y aromas de mitos casi olvidados por el hombre del siglo XXI.

El legado de alquimista se ha creado con afán de sincretismo, en la mezcla surge la originalidad. Todo el saber perenne de la humanidad tiene su base en el conocimiento de uno mismo: la conjunción de la memoría genética, de la historia de nuestros antepasados y de nuestras propias vivencias.

Tanto los no iniciados como los alquimistas tienen como objetivo el más noble metal: el oro. Unos lo buscan para fines materiales y otros para metas espirituales pero, ambos, tienen que andar un camino, un viaje iniciático largo y lleno de obstáculos sobre todo mentales.

Todo el universo gira en torno a esa dualidad, lo material y lo espiritual, el bien y el mal, lo masculino y lo femenino. Dos caminos para llegar a dos partes del mismo fin.
Espero que les apetezca viajar conmigo a las grutas de lo oculto, a las leyendas más bellas de nuestros ancianos. Transformaremos el plomo en oro, haremos un viaje en lo desconocido en busca de mitos: Descubriremos el legado de la Alquimia, la piedra filosofal que encerramos en nuestro interior.
Mientras este espacio crece visitad mi otro blog: Las Puertas de Agharta

2 Comments:

Anonymous Dana said...

Sólo dos cualidades distinguen a los mejores investigadores: curiosidad e iniciativa...

10/3/06 13:52  
Anonymous Anónimo said...

Por si os interesa, un calculito:
http://conjeturas.blogia.com/2006/061601-mercurio.php

28/6/06 17:27  

Publicar un comentario

<< Home